966 189 770

Los suplementos que toman los médicos… y que no cuentan a sus pacientes

Según un estudio realizado en Estados Unidos, un 81% de los profesionales de la salud toman suplementos de multivitaminas y minerales. 

Sin embargo, esta pauta que se aplican ellos “olvidan” compartirla con sus pacientes. Y así, la mayoría de la población de Estados Unidos nunca toma suplementos alimenticios para la salud y se convierte en víctima de la propaganda de los grandes medios de comunicación, que buscan hacer creer que es suficiente con comer “equilibrado” para no tener carencias. 

En Europa, a aquellos que toman multivitaminas a menudo su entorno les considera bichos raros o simples “ecologistas” ingenuos. 

No obstante, sabemos que la vida moderna, el estrés, la contaminación y la edad (que disminuye la absorción de los nutrientes) hacen que hasta la alimentación más sana y variada no garantice un aporte óptimo de todas las vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales. 

Leer más...

Cada año, el gobierno español invierte millones en el Plan de Reducción del Consumo de Sal, un ambicioso programa que bajo el lema “menos sal es más salud” quiere convencernos de que debemos comer sosos los alimentos.

El plan pretende que los españoles reduzcamos un 20% el consumo de sal, partiendo del consumo de 9,7 gramos diarios que se producía en 2010, fecha en la que se puso en marcha el plan. El argumento es que si progresivamente vamos bajando el consumo diario hasta llegar a los 5 gramos al día, se evitarán 20.000 accidentes cerebrovasculares y unos 30.000 accidentes cardiacos al año.

Leer más...

Muchos panes de los que consumimos a diario son auténticos monstruos culinarios. La inclusión de aditivos para su congelación con el objeto de que puedan recocerse en pequeños hornos eléctricos, como los que hay en gasolineras, han sumado un sinfín de sustancias, algunas nocivas para la salud, a la receta inicial de harina, agua y sal.

En este post os contamos los 5 aditivos más comunes y sus posibles efectos sobre la salud efectos que lleva el pan precocido precongelado, esos que habitualmente no podemos conocer si el pan no viene envasado y etiquetado.

Leer más...

La idea de base es sencilla: para un deseo poderoso hace falta un alimento potente, y no es casualidad que en la mayoría de idiomas se utilice la palabra “apetito” para referirse tanto a ingerir alimentos como al deseo sexual. 

¿Qué es un alimento “potente”? A grandes rasgos, es el que nos querrá prohibir el nutricionista: alimentos ricos en grasas y colesterol, como los huevos, la mantequilla, la nata, la carne roja, las partes grasas de las aves y los crustáceos. 

Las culturas tradicionales de todo el mundo aprecian estos alimentos por potenciar la fuerza, el deseo y la fertilidad, algo que resulta lógico, ya que las personas que desean procrear necesitan una libido activa.

Leer más...